La anécdota que os contaremos este mes, tiene que ver con una consulta presencial.

Una mujer quería averiguar la razón de su rechazo hacia una amiga. A pesar que ésta le ayudaba desinteresadamente en alguna de sus actividades, seguía sintiendo una animadversión que no sabía de donde procedía. La encontraba repelente, desagradable, pero no conseguía zafarse de esa relación de amistad. La amiga además era muy controladora, la llamaba a todas horas para saber que hacía y aunque ella trataba de no dejarse dominar, la otra seguía con su insistencia.

* Lo siento, no tienes acceso a este contenido, o bien no estás conectado a tu cuenta.
Conéctate o Haz click aquí para adquirir acceso