La anécdota del mes tiene que ver con una persona que acudió a la consulta.

Mientras esperaba en la puerta, Encarna vio que el cliente pasaba por la puerta pero seguía su camino. Extrañada, salió a la calle y empezó a gritarle por su nombre, pensando que distraídamente se habría pasado de largo.

* Lo siento, no tienes acceso a este contenido, o bien no estás conectado a tu cuenta.
Conéctate o Haz click aquí para adquirir acceso